Beneficios y propiedades de la melaza de caña

in Blog

La melaza de caña es una opción natural para endulzar tus platos o bebidas sin aportar los inconvenientes de otros edulcorantes refinados ya que, además,actúa como coadyuvante de la salud y la belleza.

melaza de cana

La melaza de caña es un endulzante natural que proviene de la caña de azúcar. A diferencia de otros endulzantes, tiene unas propiedades nutricionales muy interesantes y no solo no es nocivo, sino que puede englobarse perfectamente dentro del marco de una alimentación natural, cuidada y saludable. Por lo cual se convierte en aliada de tu bienestar.

¿Cómo se obtiene?

El primer paso consiste en exprimir la caña de azúcar para separar la sacarosa del bagazo, el cual se define como las fibras sólidas que posteriormente son usadas como combustible.

A continuación se eliminan las impurezas que pudiera haber en el jugo, o cualquier resto de ramitas y se decanta para separar todo ese residuo del líquido.

Una vez que el jugo ya está perfectamente clarificado, se trata hasta evaporar en torno al 80 % del líquido. Con esto se logra un jarabe muy concentrado, espeso y de un color dorado similar al de la miel, pero mucho más oscuro (por esto también se la conoce como miel de caña).

¿Qué ventajas presenta respecto a otros endulzantes?

Además de las ventajas nutricionales que comentaremos más adelante, este oro líquido natural es el perfecto sustituto de otros edulcorantes refinados porque no provoca los acusados picos de glucosa que producen otros productos refinados.

Su índice glucémico es de 55 (lo que se considera moderado), frente al 70 del azúcar blanco refinado (que ya pasa a ser considerado como alto). Este índice nos indica la rapidez con la que un alimento se convierte en azúcar tras su ingesta: cuanto más alto sea este valor, más rápido se convertirá ese hidrato en glucosa en nuestra sangre. Por este motivo la melaza supone una opción atractiva para todas aquellas personas que quieran cuidar sus niveles de azúcar y, especialmente, para quienes padezcan diabetes.

Además, puede ser nuestra aliada en la pérdida de peso, pues es más ligera que otros edulcorantes. Aporta 32 calorías por ración frente a las 80 calorías de una cucharada rasa de azúcar.

¿Cuáles son sus beneficios para la salud?

Al tratarse de un hidrato de carbono puro (es decir, que no contiene grasas), es ideal para aumentar el nivel de energía y, por tanto, perfecto para deportistas o para consumir en situaciones de sobreesfuerzo físico o intelectual.

Estimula el sistema inmunológico y ayuda a combatir estados de astenia, debilidad o cansancio.

Es rica en vitaminas del grupo B, fundamentales para mantener un metabolismo activo, para gestionar la producción de energía, para producir glóbulos rojos y también para procurar una correcta regeneración celular, por lo cual mantiene los músculos en un estado óptimo.

Debido a su contenido en B6, es coadyuvante en situaciones de anemia, ya que contribuye a aumentar los niveles de hierro en sangre.

También posee minerales, sobre todo cobre, calcio y magnesio. El cobre es necesario para la síntesis del hierro y de la vitamina C y participa en procesos tan importantes como la formación de las vainas de mielina que recubren los nervios, el funcionamiento adecuado del tiroides, el mantenimiento de los huesos o la prevención de enfermedades degenerativas. El calcio y el magnesio son imprescindibles para la salud ósea y muscular, intervienen en el mantenimiento de una presión arterial estable, en la síntesis de numerosas proteínas y, además, contribuyen a la belleza de la piel y del cabello. También es ideal consumirlos juntos, ya que el magnesio ayuda a llevar el calcio a las células.

Por todos estos motivos, la melaza de caña cobra fuerza como el endulzante perfecto.